viernes, 6 de enero de 2017

TORIYUMI NO SHISEI (POSTURA DE SUJECIÓN DEL ARCO)








Llamamos Toriyumi no Shisei cuando estamos en la correcta postura de pie o en la postura de Kiza y con el arco y la flecha en sendas manos. En esta postura la mano izquierda coge el arco por la empuñadura (Kyūha), con la cuerda mirando hacia fuera, y lo colocamos en la cadera. La punta superior del arco (Urahazu) debe mantenerse a aproximadamente 10 cm. del suelo, manteniéndola centrada con respecto a la parte frontal del cuerpo.

Mantenemos el arco en el centro del cuerpo y las flechas sujetas a la altura del primer nudo (Itsukebushi).

Mantenemos la punta superior del arco (Urahazu) a 10 cm. del suelo y sostenemos las flechas escondiendo las puntas (Itatsuki).

Cuando dejamos ver las puntas de las flechas (Itatsuki), entonces las flechas se cogen, pero sin apretar, con la mano derecha a la altura del primer nudo (Itsukebushi), entre el dedo pulgar y el índice, con el apoyo de los dedos meñique y anular.

Si las puntas de las flechas (Itatsuki) las ocultamos a la vista dentro de la mano, las aguantamos igualmente con el dedo pulgar y el índice, que presiona ligeramente las puntas de las flechas, con el apoyo del dedo meñique y el dedo anular. En ambos casos, colocamos la mano que sostiene las flechas sobre la cadera.

Al sujetar el arco y las flechas, la posición de los dos puños debería estar “en la zona de las caderas”. Más exactamente: es el lugar donde los pulgares tocan la parte delantera superior del hueso de la cadera. Cuando un hombre lleva puesto el pantalón japonés tradicional (Hakama), es el lugar donde se anudan las cintas.

Sostenemos el arco y las flechas de manera que la punta de las flechas y la parte superior del arco (Urahazu) señalen en dirección de dos líneas imaginarias que convergen formando un triángulo isósceles. Al mismo tiempo, tanto la línea del arco como la línea de las flechas deben tener el mismo ángulo con respecto a la horizontal del suelo.

Lo deseable es mostrar una postura natural relajada y atenta, en la que cuerpo, arco y flechas formen una unidad. Los hombros deben mantenerse relajados, sin tensar los codos y los brazos y antebrazos formando un contorno circular. El cuerpo no se debe inclinar ni hacia delante ni hacia atrás, tampoco debe mantenerse muy tieso ni encorvado. Las caderas han de estar centradas.
 
     En la postura de sujeción del arco, tanto si se está de pie como si se está caminando, o en cualquier otro movimiento, la punta del arco (Urahazu) debe mantenerse a 10 cm. del suelo aproximadamente. En Seiza o Kiza, la punta del arco debe de tocar el suelo.










No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada