martes, 8 de noviembre de 2016

1- ASHIBUMI. COLOCACIÓN DE LOS PIES




Ashibumi es el primer movimiento, y con él se colocan los pies en la postura corporal de la posición de los pies, lo que constituye la base para el tiro. Es necesario adoptar la postura corporal correcta para que la flecha dé en la diana apropiadamente. Para conseguirlo, debe realizarse correctamente la fase de colocación de los pies (Ashibumi), un acto que no es simplemente separar los pies.
Hacemos Ashibumi en la posición de tiro (shai) situándonos en la posición de mirada de costado (Waki-Shōmen) y separamos los pies en forma de “v”, de manera que los dedos gordos de los dos pies queden situados en línea recta con respecto al centro del blanco. El ángulo entre los pies debería ser de 60º, y la distancia entre ambos debería ser aproximadamente la de la extensión de la flecha propia (Yazuka).


LOS DOS MÉTODOS DE ABRIR LOS PIES.

Se admite cualquiera de los dos métodos.


(1) El método de un paso: Al tiempo que fijamos la vista en el blanco, desplazamos el pie izquierdo medio paso en la dirección del blanco, desplazamos a continuación el pie derecho hacia el interior del pie izquierdo, y, dibujando un movimiento de abanico, lo desplazamos de nuevo a la derecha la medida de un paso. Los movimientos deben hacerse sin mirarse a los pies.
(2) El método de los dos pasos: Al tiempo que fijamos la vista en el blanco, desplazamos el pie izquierdo medio paso en la dirección del blanco, y luego, dirigiendo la mirada hacia abajo, desplazamos el pie derecho medio paso a la derecha.



Mientras abrimos los pies, las articulaciones de las rodillas se han de mantener estiradas de manera natural y tendremos las plantas de los pies “plantadas firmemente en la tierra”, con las caderas bien asentadas, pues la estabilidad de la parte inferior del cuerpo es la base para la formación correcta del torso (Dōzukuri).


(1) En la distancia de la separación de los pies y el ángulo entre ellos no se distingue entre hombres y mujeres, pues es el mismo para ambos.


(2) Existen ventajas y desventajas con respecto a la anchura o estrechez en la separación y ángulo de los pies (Ashibumi). Son las siguientes:

Si el Ashibumi es demasiado abierto, la postura del cuerpo es fuerte en el eje de izquierda a derecha, pero es débil en el eje de delante a atrás. Esto supone inestabilidad corporal y dificultad de estirar el eje vertical del cuerpo. En consecuencia, la flecha tiende a seguir una trayectoria más alta de lo debido.
Si el Ashibumi es demasiado estrecho, la postura del cuerpo es fuerte de delante a atrás pero débil de izquierda a derecha. Será fácil inclinar el cuerpo hacia el blanco (Kakari-) o en sentido opuesto (Noki-). En consecuencia, la flecha volará más bajo de lo debido.





 
 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada